Los bomberos lucharon para contener las llamas que generaron una enorme columna de humo negro sobre el puerto de Ulsan, en el sudeste del país.

Las 25 personas que se encontraban a bordo del petrolero, con pabellón de las Islas Caimán, y los 21 marineros del segundo buque pudieron ser rescatados por los guardacostas, que iniciaron una investigación sobre el origen del incidente.

Doce marineros resultaron heridos, al igual que seis socorristas, informó la agencia de noticias de Corea del Sur Yonhap, citando a los medios de comunicación locales.

Al menos nueve de los heridos son de Corea del Sur. El vicecónsul de Rusia en Busan indicó que la tripulación del petrolero estaba compuesta por 10 rusos, incluido el capitán, y que ninguno de ellos había resultado “herido gravemente”.

“Algunos recibieron asistencia médica en el lugar, pero ningún ruso fue hospitalizado“, afirmó Evgueni Evdokimov, citado por la agencia estatal Tass.

No había reparaciones ni operaciones de carga en curso en el momento de la explosión. Es obvio que algo en el cargamento causó la explosión y el incendio“, concluyó.