Es la aerolínea Laser la que está metida en esta polémica luego de que Germán Contreras y su hija, María Victoria, contaron lo sucedido en redes sociales, publica el diario venezolano El Nacional.

Según el relato de los dos, el viaje tenía una escala en la ciudad de La Romana en República Dominicana y fue durante ese tránsito que la compañía le informó a Contreras que su mascota Hachi había muerto.

“Yo no tengo la verdad absoluta. No puedo especular sobre algo que no sé, yo solo sé que mi perro era un perro feliz de cuatro años de edad y sano. Los que me conocen saben que mi razón y mi motivo era traérmelo. ‘Hachi’ era todo para mí”, expresó el hombre en un video difundido en Instagram.

Por su parte, María Victoria explicó que, como es exigencia en estos casos, compraron un guacal para transportar al can en el avión. Sin embargo, lo que más llama la atención ahora es que desde un principio Laser le puso trabas a Germán a pesar de que tenía todo en regla para llevarlo a Miami, indica el rotativo venezolano.

“Fueron horas interminables de pelea para que dejaran montar al perro. A mi papá le decían que hiciera lo que hiciera, el perro no viajaba… Necesito justicia y saber qué pasó con mi perro. A mí nadie me lo va devolver. Pero exijo por humanidad que me den respuesta. Si ya lo cremaron o no. No me han dicho nada. A mi papá le prometieron las cenizas de Hachi. Den la cara y denme las cenizas de mi perro”, reclamó la joven en sus redes sociales.

Incluso, dijo que los trabajadores de la aerolínea solo le mostraron una foto a Germán donde en se veía el guacal de la mascota con rastros de sangre. Los Contreras supieron más tarde que en el vuelo iban otros dos perros, a los cuales no les pasó nada, detalla El Nacional.

El hecho ocurrió el pasado 17 de septiembre y Laser se comunicó con los afectados el 23 para cuadrar la entrega de las cenizas del amoroso Hachi.