Los asistentes debían haber dado negativo en una prueba de antígenos de COVID-19 en las 24 horas antes a la fiesta, publica la agencia Reuters. Ya adentro de la discoteca, quedaron abolidas todas las normas de distanciamiento social.

La megafiesta, llamada por los organizadores como ‘The First Dance’ (‘El primer baile’), incluyó presentaciones de Sven Väth, The Blessed Madonna y Jayda G, mientras que hoy sábado, otras 3.000 personas acudirán al mismo recinto para bailar al ritmo de Fatboy Slim.

Iain Buchan, experto de la agencia pública de salud de Inglaterra, dijo que la prueba piloto a doble jornada servirá para comprobar cómo se transmiten las actuales variantes de la COVID-19 en grandes masas de gente.

Las autoridades sanitarias utilizaron medidores de dióxido de carbono para detectar “bolsas de aire estancado” dentro de la discoteca, que estuvo plagada de pequeñas cámaras para que los científicos puedan seguir los movimientos de los asistentes, agrega Reuters.

Las autoridades pedirán además a quienes hayan participado en la prueba piloto que se sometan a un test PCR 5 días después para controlar la expansión del virus.

Este es el quinto experimento con masas de gente que lleva a cabo el Reino Unido en las últimas dos semanas.

(Lea también: “Ninguna señal” de contagio, resultado de ensayo en masivo concierto que retó al COVID-19 en España)

Los primeros grandes eventos con público fueron la semifinal de la Copa de Inglaterra en Wembley, donde se permitió asistir a 4.000 espectadores; una competición de billar en Sheffield con 1.000 espectadores, la final de la Carabao Cup, también en Wembley, con 8.000 personas, y una conferencia de negocios en Liverpool con 1.000 asistentes.

Fiesta con 3.000 personas dentro de discoteca en Inglaterra como prueba piloto