La palmé (maté) a mi propia madre, soy asesino mortal“, dijo el desquiciado hombre, en el video que fue grabado con la cámara de un teléfono celular.

Flores se atribuyó el asesinato de su madre, ocurrido el pasado lunes en una comunidad rural del departamento de Matagalpa, en el norte de Nicaragua, según confirmaron las autoridades policiales.

El confeso asesino, quien en el video aparece sin camisa y amarrado con sus manos hacia atrás, no solamente se mostró contento con el crimen, sino que además se declaró insatisfecho.

Pensaba palmar a mi abuelo, a mis dos tíos, ¡a tres tíos hijos de puta me pensaba echar!“, agregó Flores, con expresiones superlativas que pasaban de la ira a las risas de forma constante.

El hombre insistió en que mató a su madre con un trozo de leña. “¿Lo vuelvo a repetir? ¡Lo voy a decir millones de veces!”, indicó exaltado.

Flores dijo que había matado a su madre “por bruja”, y que quería hacer lo mismo con un vecino, al que también señaló de practicar la brujería.

La víctima fue encontrada tapada bajo un tumulto de ropa y rodeada de biblias.

El homicida alegó que la ropa era de su madre y que estaba nueva, también explicó que ubicó las biblias alrededor el cuerpo “para que se salve, porque el brujo se tiene que salvar”, “Yo le profetizo que está en el cielo“, añadió.

Cuando una persona le preguntó si estaba arrepentido de haber matado a su mamá, el hombre apretó sus labios con los dientes, dirigió los extremos de su boca hacia abajo y negó con la cabeza.

Asimismo agregó que después de sus familiares tenía planificado seguir asesinando.

Quería matar “a todo el que me caía mal, ladrones, pandilleros, violadores”, sostuvo, antes de confesar que él mismo había cometido un robo.