Al “contagiado” le aplicaron pintura fluorescente en las manos, que solo podía ser vista cuando era iluminada con una luz especial, según la cadena japonesa.

30 minutos después de iniciada la reunión, que se llevó a cabo en ese país asiático, se prendió la luz especial y se comprobó que todos los presentes estaban “infectados”: Todos estaban manchados de pintura en sus manos e incluso 3 tenían en sus caras, señala el mismo medio.

Los especialistas determinaron que el “virus” se propagó a través del recipiente de comida, las pinzas y la manija de la jarra de bebida, detalla NHK.

En la segunda parte del experimento su usó a un “mesero”, el cual pidió a los invitados practicar la misma rutina, pero limpiarse las manos antes de comer, el resultado fue que el área de pintura (virus) se redujo en un 30 %, agrega el medio japonés.

“Quiero que sean conscientes de los riesgos y tomen medidas. El peligro acecha”, dijo el profesor Hiroyuku Kunishima, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santa Marianna.

A continuación, el video que demuestra que el coronavirus se puede propagar fácilmente: