José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, explicó que en el documento se puede encontrar cómo el régimen de Nicolás Maduro realizó la ejecución extrajudicial de al menos cuatro campesinos; además de varias torturas y 13 detenciones arbitrarias.

“El análisis de lo acontecido en el estado de Apure (fronterizo con Colombia) nos lleva a la conclusión de que estos hechos son parte de un patrón de conducta abusiva de las fuerzas de seguridad de Maduro”, afirmó Vivanco.

El pasado 21 de marzo, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) inició combates en Apure contra “grupos irregulares”, que las autoridades nunca identificaron, pero que HRW dice que son del Frente Décimo Martín Villa, perteneciente a las disidencias de las Farc.

Los cuatro campesinos muertos, según la organización internacional, pertenecían a la misma familia. Igualmente, señaló que las FAES se los llevaron el 25 de marzo de su vivienda en La Victoria.

Pese a que no entregó mayores detalles, la Human Rights Watch aseguró que los cuerpos fueron encontrados a un kilómetro y medio de El Ripial, con cortes, heridas de bala y presuntas luxaciones óseas.

La entidad, por otro lado, documentó la detención arbitraria de al menos 17 personas en la zona rural de La Capilla. Además, enfatizó que los agentes venezolanos “ingresaron por la fuerza en varias viviendas”, sin una orden de allanamiento y detuvieron a sus residentes, en su mayoría campesinos

La comunidad internacional está a la espera de que la Fiscalía de la CPI decida si inicia una investigación sobre Venezuela por supuestos abusos cometidos por las fuerzas de seguridad, un tema sobre el que abrió un examen preliminar en febrero de 2018.