El mandatario republicano volará a su club Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, donde tiene la intención de instalarse, a pesar de que los vecinos del lugar firmaron cartas para que el presidente saliente no se mude allí.

El siguiente video muestra cómo Melania Trump ha ido trasteando algunas de sus cosas de la Casa Blanca hacia su nueva residencia en los últimos días:

Con 21.000 soldados de la Guardia Nacional desplegados en breve y barrios enteros atrincherados, Washington se encuentra bajo una fuerte vigilancia ante las amenazas de nuevas manifestaciones de seguidores de Donald Trump, como la del 6 de enero, antes de la ceremonia de investidura del presidente electo, Joe Biden, el 20 de enero.

“Estamos preocupados por los riesgos de violencia durante las numerosas manifestaciones previstas en los próximos días en Washington y frente a los edificios gubernamentales en los estados”, que podrían atraer a individuos armados, explicó el jueves el director del FBI, Christopher Wray.

Durante una reunión con el vicepresidente saliente, Mike Pence, Wray mencionó “una cantidad importante de discusiones inquietantes en internet”.

“Actualmente, vigilamos las llamadas a manifestaciones armadas y acciones de aquí a la investidura”, de las que hay que evaluar cuáles son amenazas serias, afirmó.

Policía y ejército, muy criticados por inacción en toma a Capitolio

La policía y el ejército están siendo muy criticados por su falta de preparación durante la manifestación de los seguidores del presidente saliente el 6 de enero. Varios centenares acabaron invadiendo el Capitolio, sembrando el caos en pleno corazón de la democracia de Estados Unidos. Al menos cinco personas, incluyendo un policía, murieron en los disturbios.

La invasión derivó en la acusación a Trump el miércoles en el Congreso por “incitación a la insurrección”. Los 10 legisladores republicanos que votaron a favor disponen desde entonces de una protección reforzada.

“Los colegas se desplazan ahora con escoltas armados”, contó el jueves uno de ellos, Peter Meijer, en MSNBC. “Pensamos que hay gente que podría intentar matarnos”, añadió.

Según un reciente informe interno del FBI, citado por medios estadounidenses, un “grupo armado identificado” se prepara para “asaltar” edificios gubernamentales en los 50 estados de Estados Unidos y en la capital en los próximos días y hasta la investidura del presidente demócrata.

El FBI menciona especialmente al movimiento de extrema derecha Boogaloo, que aboga por la guerra civil para derrocar al gobierno, y cita amenazas creíbles en los estados de Michigan y Minnesota.

Varios estados tomaron medidas de precaución movilizando a efectivos adicionales de las fuerzas del orden para proteger las sedes de gobierno.

En la capital federal, Washington, se movilizarán 21.000 guardias nacionales para la investidura, lo que significa más militares que en Irak y Afganistán juntos, según indicó el jueves el general Daniel Hokanson, jefe de la oficina de la Guardia Nacional en el Pentágono.