Durante el debate presidencial del jueves por la noche, el último cara a cara antes de las elecciones el próximo 3 de noviembre, la moderadora Kristen Welker pidió a Trump y a Biden que hablaran sobre el racismo que existe en Estados Unidos.

Creo que tengo grandes relaciones con todo el mundo, soy la persona menos racista de esta sala”, aseguró el actual mandatario, aunque su rival lo tildó como uno de los presidentes más racistas de la historia.

Biden y Trump aprovecharon ese bloque del debate dedicado al racismo para acusarse mutuamente de haber perjudicado más a la comunidad afroamericana.

Trump recordó que su rival fue el impulsor en el senado de una ley del crimen en 1994 que provocó que miles de afroamericanos terminaran entre rejas y que él aprobó una reforma en el sentido contrario poco después de llegar al poder.

Además, Trump aseguró que ha sido el presidente que más ha hecho por la comunidad negra en la historia de Estados Unidos con la posible excepción de Abraham Lincoln, quien abolió la esclavitud en 1863.

“Nadie ha hecho más por la comunidad negra que Donald Trump. Y si miras, con la excepción de Abraham Lincoln… nadie ha hecho lo que yo hice… Creo que tengo grandes relaciones con todo el mundo, soy la persona menos racista de esta sala”, insistió Donald Trump.

Cuando se le preguntó sobre sus comentarios sobre el movimiento ‘Black Lives Matter’, el presidente dijo que la primera vez que se encontró con los manifestantes hicieron declaraciones “horribles” sobre la policía y que los llamaban cerdos.

Biden, por su parte, repasó el historial de comentarios racistas de Trump y recordó que en 1989 abogó por la pena de muerte para un grupo de adolescentes afroamericanos conocidos como los ‘Central Park Five’ que fueron acusados de un crimen que no cometieron.

Trump, sin embargo, dio un giro discursivo en pleno bloque sobre racismo para insistir de nuevo en sus acusaciones contra Biden de haber aprovechado su posición política para recibir dinero de gobiernos extranjeros directa o indirectamente.

“Si todo esto es cierto, es un político corrupto”, dijo Trump al insinuar que Biden recibió pagos de países como China, Rusia, Ucrania o Irak.

“Esto es un montón de basura”, respondió el demócrata, quien ya había negado minutos antes todas esas acusaciones, a lo que Trump replicó con que el candidato demócrata se estaba haciendo pasar por un “inocente bebé”.