El presidente de EE. UU urgió este lunes al país a condenar con “una sola voz el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco” al comentar el reciente tiroteo en El Paso, donde el autor publicó un manifiesto contra los inmigrantes y los hispanos.

Con una sola voz, nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco“, afirmó Trump en una declaración desde la Casa Blanca.

El mandatario subrayó que el tirador, quien abrió fuego de manera indiscriminada en un centro comercial de la ciudad fronteriza con México, “publicó un manifiesto en internet repleto de odio racista“.

De este modo, Trump salió al paso de las críticas que han arreciado durante el fin de semana culpando su agresiva retórica de mano dura en inmigración como uno de los factores que había alimentado la ola de violencia.

Trump se mostró “indignado y asqueado” por las matanzas de este fin de semana y aseguró que los condenados por crímenes de odio deberían encarar la “pena de muerte” con ejecuciones “rápidas”.

Sin embargo, no dijo nada respecto a endurecer las leyes de armas, que tanto han pedido durante los últimos años diferentes grupos de activistas y los demócratas.

Por el contrario recurrió a las políticas tradicionales de los republicanos, pidiendo medidas más enérgicas para abordar las enfermedades mentales, la violencia en los medios y en videojuegos.

Una vez más, apuntó que son “la enfermedad mental y el odio son las que aprietan el gatillo, no la pistola”, en una defensa del derecho de portar armas en Estados Unidos.

Las autoridades federales ya han anunciado que tratarán el tiroteo en Texas como un acto de “terrorismo doméstico”, mientras que aún están investigando la motivación del ocurrido en Ohio.

En ambos casos, los sospechosos son hombres jóvenes blancos.