Coella, habitante de la ciudad de Providence, estado de Rhode Island, se presentó el pasado 31 de julio ante el juez para responder por el delito de exceso de velocidad en una zona protegida, publica el medio The Huffington Post.

Sin embargo, Caprio, conocido por ser muy duro con el crimen y por ser el protagonista del famoso programa de televisión ‘Caught in Providence’ (Atrapado en Providence), se conmovió al escuchar la historia del anciano y en vez de condenarlo, absolvió la multa que le habían impuesto, explica ese portal.

Yo no conduzco tan rápido, juez. Tengo 96 años, manejo despacio y solo conduzco cuando tengo que hacerlo“, empezó Coella su defensa, cómo se puede ver en un video altamente compartido en redes sociales.

Luego de una pausa, el nonagenario explicó, en medio de algunas lágrimas, que estaba llevando a su hijo enfermo, de 63 años, al médico: “Es discapacitado… Lo llevo a que le hagan un análisis de sangre cada dos semanas porque tiene cáncer“, agregó.

Esas palabras le cambiaron el duro semblante con que había empezado el juez Caprio y su opinión sobre la acusación y la multa. “Eres un buen hombre. Realmente eres de lo que se trata Estados Unidos de América… Aquí estás en tus noventas y sigues cuidando a tu familia. Eso es algo maravilloso“, dijo consolándolo.

Cuando Victor Coella explicó que su hijo tenía 63 años, Caprio sonrió y lo interrumpió: “Y papá sigue cuidando de él, ¿verdad?”. Ya conmovido, el juez le presentó a su hijo, que estaba en la sala, y agregó a modo de broma: “¿Ves a ese joven de allí? Ese es mi hijo… Me haces quedar mal,  me estás poniendo mucha presión“.

Al finalizar, Caprio dio su sentencia: “Le deseo lo mejor. Deseo lo mejor para su hijo, le deseo buena salud. Su caso queda desestimado… Buena suerte y que Dios te bendiga“.

A continuación, el conmovedor momento en el juzgado de Providence: