Colombia ha controlado el COVID-19 mejor que muchos de sus vecinos. Medellín, sobresale. Solo 3 personas en esa ciudad han muerto de la enfermedad y 8 están en el hospital”, publica el semanario.

Según la revista, Medellín, en cabeza de Quintero Calle, continúa el buen proceso de alcaldes anteriores en temas como “la reducción de la pobreza al mejorar los enlaces de transporte de los barrios pobres con el resto de la ciudad”.

En el artículo, titulado ‘Cómo la segunda ciudad más grande de Colombia está controlando la pandemia’, The Econimist recuerda que el actual mandatario empezó a preparar a la ciudad a finales de enero para “recibir” al coronavirus y que muchos en su momento lo llamaron “paranoico”.

En marzo, cuando se confirmó el primer caso de COVID-19 en Antioquia, Quintero Calle cerró Medellín 5 días antes que la mayoría del país, por lo que el medio británico resaltó que “actuó más rápido que cualquier otro alcalde”.

Para la revista, el mayor reto de Medellín y Quintero Calle fue controlar a las personas para que no salieran de sus casas durante la cuarentena, pues muchos debían salir a “rebuscarse” lo del diario para poder comer.

Por ello destaca el plan ‘Medellín me cuida’, que recolectó datos de más de 3 millones de personas, es decir casi el 90 % de la población de la ciudad, para reconocer quienes estaban en estado de vulnerabilidad.

Ese medio indica que esas personas en vulnerabilidad recibieron alimentos y recursos económicos para sobrevivir durante la cuarentena y que por ello respetaron el encierro más que otros colombianos”.

“Los colombianos en otras ciudades miran con envidia (a Medellín), ya que permanecen en un confinamiento cada vez más difícil de cumplir. Pocos aún dudan de la cordura de Quintero”, escribió The Economist.

Actualmente, según datos de la Secretaría de Salud de Antioquia, esa ciudad tiene 244 casos activos de COVID-19 y 327 recuperados, según publica Blu Radio.