Esto, según datos ofrecidos el domingo por el vicepresidente del Gobierno turco, Fuat Oktay, quien ante la prensa en Esmirna (Izmir), ciudad más afectada por el terremoto, precisó que un total de 104 personas han sido ya liberadas con vida de los escombros de 17 edificios derruidos en esa ciudad.

Los equipos del servicio de emergencias turco AFAD continúan su labor en 9 edificios de Esmirna, ciudad que, con 4 millones de habitantes, es la tercera mayor de Turquía.

La última persona salvada fue un hombre de 70 años, Ahmet Çitim, que fue rescatado poco después de la medianoche local del sábado y trasladado a un hospital, tras haber pasado 33 horas atrapado, un éxito celebrado como “milagro” por la prensa turca.

Desde entonces, se han recuperado varios cuerpos pero, por lo que parece, ninguno con vida.

Sobre las labores de rescate, en redes sociales circulan imágenes que muestran el intenso trabajo que se adelanta, en especial en Esmirna, para tratar de encontrar sobrevivientes.

Un total de 896 personas fueron atendidas por los servicios de salud tras el terremoto, 682 de ellas han sido dadas de alta ya, 214 continúan bajo tratamiento, y entre éstas últimas hay cerca de una decena en cuidados intensivos, según las cifras de AFAD ofrecidas en la mañana del domingo (hora local).

Aunque hasta el momento no hay estimaciones oficiales sobre el número de desaparecidos que aún están bajo los escombros, los equipos de rescate estiman que faltarían por localizar aproximadamente a 30 de ellos, según dijo a la prensa local el especialista en salvamento Muhammed Zahiroglu.

En la mañana de este domingo aún se sentían temblores del suelo en Esmirna, aunque cada vez más débiles.

Según AFAD, desde el mediodía del viernes, cuando el fuerte terremoto sorprendió a los ciudadanos, se han registrado 812 réplicas del sismo, 40 de ellas de una magnitud mayor de 4 grados.

El sismo, cuyo epicentro se situó en el mar Egeo, a 60 kilómetros de Esmirna, se llegó a sentir en una amplia zona, llegando a percibirse incluso en varias ciudades de Bulgaria, mientras que en la cercana isla griega de Samos causó la muerte de 2 jóvenes, lo que eleva a 53 el número total y provisional de víctimas mortales de la catástrofe.

A continuación, algunas de las imágenes del terremoto recogidas por el diario The Sun.