Entre las réplicas, el reporte de la agencia chilena informó de una de magnitud 6,1 y otra de 5,2.

Sin embargo, el Servicio Geológico Estadounidense (USGS) le bajó la intensidad al primer terremoto a 6,8 grados, pero indicó que las réplicas fueron más fuertes de lo que calculó su similar de Chile: de 6,3, 5,4 y una más de 5,1.

El Ministerio del Interior de ese país indicó que no se habían presentado víctimas ni daños materiales tras lo sucedido y tampoco se había generado una alerta de tsunami.