Durante el sermón en la misa de este domingo, el sacerdote manifestó que el uso frecuente del tapabocas demuestra que los ciudadanos no están confiando en la gracia de Dios, en medio de la pandemia del coronavirus.

“Perdónenme por lo que voy a decir. Pero si el dicho dice: ‘Ayúdate que yo te ayudaré’, me queda muy claro, para mí a nivel personal, que el famoso cubrebocas es no confiar en Dios”, puntualizó.

González Sánchez, adicionalmente, aseguró en la misa que todos los días le pide al Señor que la emergencia sanitaria termine y que las personas que están padeciendo el virus en la actualidad se recuperen.

Aunque afirmó que no lo utiliza en su cotidianidad, el obispo enfatizó que no está invitando sus feligreses a que lo dejen de usar. Incluso, señaló que es consiente que este elemento es necesario para prevenir el COVID-19.

“No es presunción. Ando así porque confío mucho en la gracia de Dios. Obviamente, puedo estar equivocado. No obstante, me parece que como sociedad nos está faltando fe”, concluyó en el sermón.

En México, según las cifras más recientes de la Universidad John Hopkins, se han presentado dos millones de casos confirmados y cerca de 175.000 muertes relacionadas con el coronavirus, siendo uno de los países más afectados con la pandemia en mundo.