El hombre, al cual no identificaron con su nombre, fue primero a su médico de cabecera el pasado sábado por el “dolor intenso” que sentía. Este, de inmediato, lo remitió al hospital de Bueng Kan para que le realizaran una tomografía, publica el diario The Mirror.

Los resultados dejaron ver el gigante tumor, por lo cual lo operaron enseguida, por el temor a que cualquier espera más afectara otros órganos, incluido su hígado y su sistema digestivo, explica el mismo medio.

Luego de la cirugía, que duró alrededor de 90 minutos, los médicos que extirparon el tumor fueron fotografiados y allí se dimensionó la grande que era. Según el rotativo británico, medía 35 centímetros de largo por 32 centímetros de ancho.

El cirujano principal, doctor Nut Thongbuasirilai, indicó que estaba satisfecho con la operación porque que pudo probar los nuevos instrumentos que recibió el hospital para usar en procedimientos difíciles, en días anteriores.

“Como el tumor tenía una fascia que se unía al hígado, el intestino delgado y el estómago, tuvimos que tener mucho cuidado al cortarlo. Existía la posibilidad de que el paciente sufriera pérdida de sangre o ‘shock’ repentino”, explicó Thongbuasirilai, citado por The Mirror.

Aunque los médicos creen que el tumor es beningno, de todas formas lo enviaron para hacerle una biopsia y descartar que sea canceroso, finaliza el mismo diario.