De acuerdo con el diario local The Asahi Shimbun, es la primera vez que una institución estatal toma este tipo de medidas.

La nueva política fue anunciada el pasado 19 de abril y va de la mano a las nuevas medidas en el país asiático que prohíbe fumar en los sitios públicos, como se empezó con bares y restaurantes.

“Nuestro trabajo como universidad es fomentar los recursos humanos, y nos sentimos obligados a desalentar a las personas para que no fumen, ya que algunas empresas han comenzado a no reclutar fumadores”, dijo a ese medio Shigeru Kono, presidente de la insititución.

En noviembre del año pasado, la universidad ya había anunciado que iba a eliminar las 10 áreas para fumadores, fueran estudiantes, profesores o funcionarios de esta, explica The Asahi Shimbun.

Además de la no contratación de profesores fumadores, a partir de agosto, los profesores ya en planta y los estudiantes tendrán prohibido llevar cigarrillos y encendedores.

Un médico especializado en trastornos psicosomáticos estará disponible a partir de mayo en la  Universidad de Nagasaki para ayudar a aquellos que tienen dificultades para dejar de fumar, finaliza el rotativo japonés.