De acuerdo con el portal Universo Online (UOL), el asesino en serie dijo no estar arrepentido de ninguno de los homicidios que ha cometido.

Ese medio recuerda que Da Silva está condenado a 217 años de prisión por 6 asesinatos y por ordenar la muerte de otros 2 presos en febrero de 2015.

Este sanguinario criminal es fundador de una de las organizaciones criminales más violentas del sistema penitenciario del estado de Sao Paulo (Brasil).

Sus integrantes, detalla el mismo portal, tienen la obligación de decapitar a sus rivales, arrancarles las vísceras y escribir el nombre de su banda con la sangre de los fallecidos en las paredes de las celdas y patios.

Marcos Paulo da Silva fue sentenciado por primera vez en 1995, cuando tenía tan solo 18 años, por los delitos de hurto y atraco. Sin embargo, el tiempo que debe pasar en la cárcel ha ido aumentando por los asesinatos que ha cometido dentro de los centros.

Cuando llega a una prisión, es cuestión de tiempo para matar, engañar y volver a practicar actos de barbarie contra presos, visitantes y oficiales. Necesita tratamiento urgente”, dijo a UOL un guardia de una cárcel.

“No me arrepiento de haber matado a esas personas, porque la pelea fue justa. Había muchos violadores y ladrones que robaban a los presos dentro de la cárcel”, dijo el asesino a un juez, sin que se especificara la fecha de su declaración.

El apodo ‘Lucifer’ se debe a sus tatuajes, el cual uno reza: “Lucifer mi protector”. También tiene dibujado en su piel a demonios, calaveras, tridentes y una esvástica, finaliza el portal brasileño.

A continuación, un video de UOL sobre ‘Lucifer’, el preso que confesó haber matado a 48 reos y no arrepentirse de ello: