“Envié ya una carta al rey de España y otra carta al papa (Francisco) para que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce como derechos humanos”, anunció el jefe de Estado en un video en sus cuentas de Facebook y Twitter.

El gobierno español lamentó que se haya dado a conocer la misiva al monarca, cuyo contenido rechazó “con toda firmeza”, subrayando que las circunstancias de aquella época eran distintas.

“La llegada, hace quinientos años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas”

No obstante, el presidente mexicano de 65 años resaltó las consecuencias de la llegada de los españoles al nuevo continente: “Se asesinaron miles de personas durante todo este periodo, se impuso una cultura, una civilización sobre otra (…) el saqueo colonial de nuestros recursos naturales”, mencionó López Obrador en un evento público posterior en Centla.

Asimismo, recordó que el papa Francisco ya ofreció una disculpa similar en Bolivia: “Queremos que lo haga también en México“, subrayó.

No es el propósito resucitar estos diferendos sino ponerlos al descubierto, no mantenerlos en el subsuelo, añadió. Aún así, aseguró que él también pedirá perdón, pues en el México independiente se cometió un “exterminio” contra pueblos originarios, como los yaquis en el norte del país o los mayas en el sur, además de que durante la revolución mexicana hubo persecución a migrantes chinos.

Esta es la primera vez en la historia reciente de México que un presidente se refiere a la conquista en tales términos.