“Algunas autoridades de estados y municipios deben abandonar el concepto de tierra arrasada: la prohibición de transporte, el cierre del comercio y el confinamiento masivo”, dijo Bolsonaro, en un discurso transmitido por radio y televisión que reavivó las críticas al presidente por su manejo de la crisis sanitaria.

“Debemos mantener los empleos y preservar el sustento de las familias”, agregó el mandatario.

Médicos y expertos en salud aseguran que las medidas que restringen los movimientos de la población son esenciales para impedir que el contagioso virus se expanda de forma incontrolable hasta hacer colapsar los servicios de salud, como ha ocurrido en Italia, el país más afectado por la pandemia.

Pero Bolsonaro, siguiendo la línea de su par estadounidense Donald Trump, defiende que los efectos de la paralización económica pueden ser peores que los del propio virus.

“El virus llegó a Brasil, lo estamos enfrentando y en breve pasará. Nuestra vida tiene que continuar. Los empleos tienen que mantenerse. El sustento de las familias tiene que ser preservado. Debemos, sí, volver a la normalidad”, declaró el presidente brasileño.

Brasil registra hasta el momento 46 muertes y 2.201 casos de coronavirus. El ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, sostiene que el país se está preparando para enfrentar el auge de la epidemia entre los meses de abril y junio.

“El grupo de riesgo [del COVID-19] es el de las personas de más de 60 años. ¿Entonces por qué cerrar escuelas?”, se preguntó Bolsonaro, pocas horas después de que Sao Paulo, el estado más rico del país, pusiera en marcha una cuarentena de todos los servicios no esenciales.

El presidente de extrema derecha volvió a criticar, como ya hizo en varias ocasiones, lo que considera una “histeria” de los medios en torno a la pandemia y reiteró que Brasil tiene una población joven y un clima cálido poco favorables para su propagación, al contrario de Italia.

En respuesta al discurso del presidente, el alcalde de Sao Paulo, Bruno Covas, pidió a la población quedarse en casa.

“Es una enfermedad seria y causa muertes. Por eso, son necesarios algunos sacrificios (…) Si hacemos nuestra parte, quedándonos en casa lo más que podamos, disminuiremos el contagio”, exhortó en un video.