Pese a que en un principio se pensó que se trataba de un accidente, la Fiscalía de Turquía aseguró que el hombre empujó premeditadamente a la mujer mientras disfrutaban de una hermosa vista en el Butterfly Valley, informó el Daily Mail.

El rotativo inglés, igualmente, señaló que la pareja se tomó una romántica fotografía en la cima del acantilado justo antes de que Semra cayera al vacío y muriera instantáneamente en el lugar de los hechos, al igual que su bebé.

“Mi esposa puso el teléfono en su bolso. Más tarde me pidió que se lo diera. Me levanté y luego la escuché gritar detrás de mí. Cuando me di la vuelta, ella no estaba allí. No la arrojé”, aseguró Hakan ante la justicia.

Según aseguraron los fiscales del caso, el hombre hizo que estuvieran cerca de tres horas sentados en la cima del acantilado para que no hubiera ningún testigo en el lugar, agregó el impreso británico.

El ente acusador, consultado por ese mismo medio, indicó que las sospechas en contra de Aysal empezaron luego de que a los pocos días fuera cobrar el seguro de vida, cotizado en 40.800 euros (171 millones de pesos).

Hakan, que niega ser el responsable de la muerte de su esposa e hijo, permanece encarcelado en un centro penitenciario, mientras se siguen llevando a cabo las respectivas investigaciones, concluyó el Daily Mail.