Estados Unidos ha negado siempre las denuncias de Morales, y respondió con la expulsión del entonces embajador boliviano, Gustavo Guzmán.

Nacido en 1956 en Boston, Massachusetts, Goldberg fue embajador en La Paz desde 2006 a 2008, mientras que entre 2013 y 2016 volvió a ser embajador, pero en Filipinas.

En agosto de 2016, dos meses antes de dejar ese puesto, estuvo en el centro de una polémica con el presidente filipino, Rodrigo Duterte, quien le llamó “hijo de puta” y “gay”, después de que hubiera criticado las bromas del mandatario sobre la violación y asesinato de una misionera australiana en una cárcel del país.

Con su nominación, es la segunda ocasión en la que Trump tratará de sustituir al actual embajador en Colombia, Kevin Whitaker, que fue designado por el expresidente Barack Obama. Su primera propuesta fue el veterano diplomático Joseph Macmanus, cuya nominación tuvo que ser retirada por la Casa Blanca después de que el Senado no le diese el visto bueno.

En caso de ser confirmado por la Cámara Alta, será la segunda vez que Goldberg ocupe un cargo diplomático en Bogotá, después de haber sido coordinador del Plan Colombia.

Su último cargo en la diplomacia estadounidense fue como encargado de negocios en la Embajada de su país en Cuba, puesto que ocupó únicamente durante seis meses.