De acuerdo con unos documentos internos de la ONU, obtenidos por The Associated Press, el agua del océano ingresó en el compartimento del motor de la embarcación, causando algunos daños importantes en las tuberías y aumentando las probabilidades de que esta se hunda en medio del Mar Rojo.

La agencia de noticias, igualmente, aseguró que el organismo no ha podido constatar al 100 % el estado interno del barco debido a que los rebeldes hutíes, quienes manejan esa zona, no han dejado pasar a sus emisarios.

Ian Ralby, especialista en seguridad marítima, manifestó en este mismo medio que el buque petrolero necesita una misión de rescate urgente, ya que los esfuerzos de la ONU para enviar un grupo de inspectores que lo evaluaran fueron “inútiles”.

“Es una verdadera lástima que haya desperdiciado tanto dinero y tiempo en esta operación inútil. Si están tomando estos años para que un equipo simple revise el barco, no tendremos una segunda oportunidad de salvarlo”, agregó Ralby en AP.

La ONU, por último, indicó que si los barriles de crudo no son extraídos prontamente es muy posible que se presente el desastre ambiental más grande provocado por el hombre en el Mar Rojo, señaló la agencia de noticias.

“La catástrofe podría ocurrir en cualquier momento. Es como un arma nuclear. Rescaten a Yemen de un problema inminente y terrible que matará la vida marina en el Mar Rojo”, concluyó en The Associated Press un alto funcionario de la compañía estatal a cargo del FSO Safer.