Las reprochables acciones de la maestra Wang ocurrieron en marzo de 2019, pero la decisión de una corte de la ciudad de Jiaozuo, China, se conoció esta semana, reporta CNN, que recuerda que en ese país asiático existe la pena capital.

La corte describió a la maestra Wang como “despreciable y perversa”, según la BBC, que informa que luego de ingerir el alimento contaminado, 23 de esos niños presentaron síntomas como vómito y desmayos, por lo que fueron llevados de urgencia al hospital.

El nitrito de sodio es un aditivo químico que se usa para preservar carnes, pero ha sido asociado con el cáncer, según estudios en ratones citados por El País de España, además de que en grandes cantidades, como las usadas por la profesora china, pueden causar vómito y evitar que el cuerpo absorba las cantidades correctas de oxígeno.

La BBC revela que no era la primera vez que Wang mostraba su actitud asesina, pues en 2017 envenenó a su esposo con la misma sustancia, que por fortuna para el hombre solo le causó molestias leves, mientras que el niño que murió envenenado estuvo internado en un hospital durante 10 meses.

Ante la brutalidad de las acciones de la mujer, el medio destaca que la corte decidió que le quitará la vida a Wang mediante inyección letal o en el paredón de fusilamiento.

CBS News señala que tampoco es la primera vez que se presenta un caso de envenenamiento en un colegio de China, y recuerda que en marzo del 2019 resultaron intoxicados 36 estudiantes de una escuela de primaria en la provincia de Sichuan luego de ingerir alimentos contaminados con moho, solo que en aquella oportunidad fue por negligencia, más que con intención de dañar.

El siguiente video describe el lamentable caso de perversidad e inconsciencia, cuyos motivos fueron la venganza contra un profesor con quien Wang había discutido por diferencias sobre cómo manejar a los alumnos: