El convenio entre Londres y sus 27 socios europeos busca asegurar una ruptura suave, estableciendo las condiciones de la separación y un período de transición hasta finales de 2020. Durante esa etapa, el Reino Unido seguirá aplicando las reglas europeas.

Mientras tanto, la Comisión Europea presentará un mandato de negociación a los 27 países del bloque, que deberán aprobarlo en una reunión ministerial extraordinaria el próximo 25 de febrero.

El primero de julio será la fecha clave, ya que la UE y el Reino Unido deberán decidir para entonces si prolongan la transición, y por tanto la negociación, uno o dos años más. Cabe señalar que Johnson rechaza tajantemente esa opción.

Según una fuente diplomática, la Unión Europea tiene como prioridad lograr en 2020 acuerdos sobre la pesca, la seguridad interior y exterior y sobre todo el comercio de bienes. El resto se negociará más tarde.

El ‘brexit’ es ante todo una gran victoria personal de Boris Johnson, que formó parte del gobierno anterior, también conservador, de Theresa May, y que se bajó a tiempo para cosechar los frutos de la crisis gubernamental.

El Reino Unido abandonará la Unión Europea luego de tres aplazamientos y más de tres años y medio después del referéndum de junio de 2016.