Valeria dialogó con el programa ‘Sigue La W’, de esa emisora, y allí contó que conoció a su ahora esposo por Facebook y que luego de una relación virtual y el posterior enamoramiento, decidieron casarse.

Lamentablemente para la colombiana, que se fue a vivir a Egipto, el maltrato físico y verbal comenzó tan solo días después de su boda. 

“No me dejaba ir al baño, si yo quería ir, él me tenía que acompañar. Me prohibió salir de la casa, duré dos meses encerrada. Cuando llegaba de trabajar, me revisaba todo, incluso cuántas veces me comunicaba con mi mamá”, contó a ese medio Valeria.

Incluso, asegura la colombiana, bajó radicalmente de peso porque su esposo no la alimentaba lo suficiente, situación que era conocida por la familia de su pareja, “pero (ellos) no hacían nada”.

Desesperada y 7 meses después encontró la forma de escapar del encierro al que la había sometido el hombre del que se había enamorado por Facebook. Con la ayuda de su amiga Julia, a la cual también le cambiaron el nombre por seguridad, logró salir del infierno en que vivía.

“Temí que este hombre me pillara. Yo hablaba bajito en el baño y él estaba justo al otro lado de la puerta, esperándome. El día que decidí salir, él tenía día libre pero me dijo que tenía que irse. Corrí con la suerte de que todos los apartamentos de su familia estaban cerrados. Fue un milagro”, agregó la colombiana en W Radio.

Valeria logró salir de Egipto con la ayuda de Julia, que se hizo pasar por su mamá en el aeropuerto, detalla la misma emisora.

‘Sigue La W’ contactó a 2 amigas de la colombiana, las cuales también denunciaron que la situación de las mujeres en ese país es lamentable, expuestas a las agresiones de sus parejas sin que sean juzgadas.

“La embajada no hace absolutamente nada por estas mujeres” y “desde hace cinco años y medio he visto a latinoamericanas y extranjeras en general envueltas en este tipo de situaciones”, fueron algunos de sus comentarios a la radio.

Por último, el esposo de Valeria también fue contactado por W Radio, el cual negó rotundamente todo lo dicho por ella y hasta dijo que tenía pruebas de esas “mentiras”, pero se negó a entregarlas.