La madre manipuló de manera dolosa la escena del crimen a efectos que se haga creer que la niña se hubiera ahorcado, sin embargo, hechas las investigaciones se ha constatado, a partir de una pericia psicológica forense y además de la autopsia médico legal, se supo que la madre procedió a quitarle la vida a la niña y la habría envenenado”, dijo el fiscal departamental de Chuquisaca, Mauricio Nava.

El fiscal de esta región boliviana, donde sucedieron los hechos, explicó que una psicóloga del Instituto de Investigaciones Forenses encontró contradicciones en la versión de los padres, “que no querían que su hijo menor fuera entrevistado”.

“Los datos recabados coinciden con la muestra toxicológica que se encontró en la autopsia a niña, donde se encontró veneno y una sustancia tóxica, que hace presumir que hubo un infanticidio y se ha querido ocultar el hecho con un supuesto ahorcamiento”, destacó Nava.

La madre fue acusada de un delito de infanticidio, mientras que el padre, por otro de encubrimiento, según un comunicado de la fiscalía.

Los hechos se remontan al 17 de abril pasado en Sucre, capital del país, cuando los padres llevaron a un hospital a la niña asegurando que fue encontrada ahorcada.

En lo que va del año se han reportado 34 asesinatos a menores o infanticidios en Bolivia, según un ultimo reporte de la fiscalía sobre este tipo de delitos.