Ocurrió el pasado 23 de agosto cuando el niño, identificado solo como Anton, llegó a su casa luego de estar todo el día en el colegio. Según los vecinos del edificio, los progenitores empezaron a reprenderlo por romper su uniforme y luego lo golpearon, publica el diario Daily Mail.

Pasaron varios segundos y hubo un ruido seco, horrible, en el exterior del edificio cuando un cuerpo golpeó contra el suelo… vi a los papás que bajaron corriendo por las escaleras para ver al niño que reposaba en el suelo” expresó Zhanna, quien vive en el mismo edificio donde ocurrió la tragedia.

Esta mujer fue la que llamó al número de emergencias y alertó a la policía de la situación. Una ambulancia llegó rápidamente, pero, lamentablemente, el menor fue declarado muerto en el lugar, debido al trauma craneoencefálico que sufrió apenas se golpeó contra el suelo, explica el mismo medio.

Las autoridades preguntaron a los papás de Anton que había pasado. Admitieron que lo habían golpeado y que por eso “saltó por la ventana de su habitación justo después del castigo”. Incluso, aceptaron que no era la primera vez que lo reprendían y que ocurrió en varias oportunidades porque “se portaba mal”, detalla el rotativo británico.

Luego de enterrar a su hijo, los adultos abandonaron el apartamento y huyeron porque eran investigados por la policía. Ahora, son buscados y podrían pagar hasta 5 años de cárcel de ser encontrados culpables, indica Daily Mail.

La psicóloga del colegio en el cual estudiaba Anton indicó que había hablado con él en varias ocasiones pero que no vio venir una tragedia como la que ocurrió; mientras la directora de la institución académica relató que “sus padres no estaban interesados en absoluto en él”, finaliza el diario inglés.