Una tía de la menor, quien no quiso revelar su identidad, aseguró en la Agencia Africana de Noticias (ANA) que su sobrina fue llevada al centro médico para que le practicaran las pruebas del coronavirus, ya que presentaba algunos problemas respiratorios.

La mujer, adicionalmente, manifestó en este mismo medio que el personal sanitario del hospital le pidió a la madre dejar a la pequeña en una de las salas de aislamiento debido a que podría tener la enfermedad infecciosa.

Luego de recogerla en la clínica, de acuerdo con la tía, la niña estaba triste y no podía casi caminar. “Así duro varios días hasta que mi hermana encontró cerca de sus partes íntimas unos fluidos extraños”, agregó.

La mujer señaló en la agencia de noticias que en un principio pensaron que eran restos de un medicamento, pero en el centro médico de KT Motubatse una enfermera les dijo que la menor había sido abusada sexualmente.

A pesar de que pusieron la respectiva denuncia en la policía, la tía de la pequeña afirmó que han pasado dos semanas desde que se presentó el incidente y las autoridades no les han colaborado en nada.

Mathapelo Peters, vocero del cuerpo de seguridad, sin embargo, indicó en Eyewitness News que las investigaciones sobre este hecho ya están en curso. “Puedo confirmar que se abrió un caso de violación de una menor en Ga-Rankuwa. Hasta el momento, no se ha arrestado a ningún sospechoso”, concluyó.