La primera vez que le pasó fue en mayo de 2019 en Arizona (EE. UU.), después de golpearse la cabeza mientras jugaba con su hermana Jude, de 3 años, informó Daily Mirror y añadió que desde ese entonces la familia buscó asesoría médica.

No fue sino hasta noviembre de 2019 que los expertos le diagnosticaron síncope vasovagal, una disminución de la frecuencia cardíaca que hace que la menor se desmaye “cuando está asustada o herida”, indicó el medio británico.

Lo anterior se suma a una pausa sinusal, una rara condición “que hace que su corazón se detenga de repente”, explicó el mismo diario.

Daily Mirror indicó que para los padres de Bethany sería muy bueno tener un perro de apoyo médico entrenado que los alerte cada vez que su hija va a tener un ataque y que, además, la ayude a mantener la calma durante y luego de cada episodio.

De acuerdo con Daily Mail, aunque una persona se ofreció a donar un cachorro golden retriever para que sea entrenado, la familia de la menor no tiene los recursos para costear su aprendizaje, pues el valor asciende a 7.000 dólares (un poco más de 23 millones de pesos).

Natalia Davies, madre de Bethany, aseguró que es “aterrador” ver a su hija desvanecerse y que le da miedo dejarla sola, razón por la que ella dejó de trabajar, señaló el mismo rotativo.

A continuación puede ver un video que muestra uno de los ataques de la pequeña; se recomienda discreción: