De acuerdo con el diario El Mundo, la madre de Alba, identificada como Nuria Domínguez, se desmayó el pasado 5 de abril en la mañana, por lo que la niña se apresuró a llamar al número de emergencias y cuidó a su hermana menor, de 3 años, mientras llegaba la policía.

La historia fue contada al mismo medio con orgullo por el padre de Alba, Álvaro Serrano, quien detalló que para la fecha no estaba en casa y se encontraba en Rumanía de trabajo. El hombre relató que su hija mayor, al ver a la madre desmayada, intentó despertarla dándole una gaseosa y un sobre de azúcar, pues ya le habían dado indicaciones si algo por el estilo sucedía.

Al ver que no despertaba, Alba cogió el celular de su mamá e intentó desbloquearlo, pero no pudo. Sin embargo, vio las letras S.O.S y apretó ahí. Tranquilamente, la persona que la atendió supo hablarle a una niña de 7 años y al ir a la planta baja de la vivienda saltó la alarma de la empresa de seguridad que tenemos contratada, que se puso en contacto conmigo desde Rumanía”, detalló Serrano al rotativo español.

Dos oficiales de la Guardia Civil (policía de España) llegaron hasta la casa y destacaron la madurez, la tranquilidad y  el excelente trabajo que hizo Alba para salvar la vida de su madre, quien dijo que apenas despertó aturdida sin saber qué pasaba, se asustó y pensó en sus hijas.

“Alba me dijo: ‘Mamá cuídate, te van a llevar al médico, estamos bien y hoy no vamos al cole’. No me esperaba esa reacción de Alba”, reconoció Nuria Domínguez. y agregó que con su esposo siempre le hablaron a la niña de 7 años sobre esos posibles ataques y que debía “estar muy tranquila, hablar claro y cuidar a su madre”.

Los policías que llegaron a ayudar a Alba y llamaron a una ambulancia, hablaron sobre la importancia de que los niños vean a los oficiales como amigos para que “en situaciones como estas en las que hace falta la ayuda de un menor no se asusten y nos ayuden como hizo Alba, que es la heroína aquí”, finaliza El Mundo.