“Hay grupos que me quieren matar, que están trayendo francotiradores para matarme. Desde Colombia, los está entrenando Iván Duque”, señaló este domingo Nicolás Maduro durante un acto telemático del oficialismo transmitido por la televisión pública VTV.

El líder chavista añadió –en tono demagógico– que continúa asistiendo a eventos públicos, a pesar de estas amenazas, porque le gusta recorrer su nación, abrazar a la gente y sentir el calor del pueblo.

Maduro aseguró hace algunos días que los casos de contagio de coronavirus se habían elevado en el vecino país por el retorno de miles de migrantes venezolanos a través de los pasos ilegales, una operación que, según él, fue liderada por el presidente colombiano.

En mayo pasado, igualmente, el mandatario venezolano acusó a Duque por dos incursiones marítimas que supuestamente pretendían asesinarlo y derrocar al régimen chavista, en el poder desde 1999.

Colombia y Venezuela, que comparten una amplia frontera de más de 2.000 kilómetros, no tienen relaciones diplomáticas después de que Maduro las rompiera en febrero de 2019, cuando el líder opositor, Juan Guaidó, intentó ingresar al vecino país varias toneladas de ayuda humanitaria desde Cúcuta.

Aunque afirmó que lo quiere matar, Nicolás Maduro le pidió este domingo a Iván Duque que tenga “un poquito de humanidad” y coordinen juntos la atención sanitaria para frenar el COVID-19.