Mediante un comunicado de prensa, William Barr (fiscal general de Estados Unidos) anunció que Montgomery recibirá la inyección letal el próximo 8 de diciembre en la penitenciaría de Terre Haute, informó la ABC News.

El informativo, igualmente, señaló que el Departamento de Justicia de Estados Unidos demostró que la mujer actuó de manera premeditada debido a que condujo desde Kansas hasta la vivienda de Bobby Jo Stinnett en Missouri, con la excusa de que iba a comprar un perro.

Aunque los abogados de Montgomery aseguraron que la mujer sufre de problemas mentales desde que era pequeña, la entidad judicial confirmó la sentencia de muerte, agregó este mismo medio.

“Una vez dentro de la residencia, Montgomery atacó y estranguló a Stinnett, que estaba embarazada de ocho meses, hasta que perdió el conocimiento. Usando un cuchillo de cocina le cortó el abdomen”, puntualizó.

De acuerdo con el Departamento de Justicia, la condenada posteriormente sacó al bebé del cuerpo sin vida de Stinnett, se lo llevó y lo hizo pasar como hijo suyo, agregó la cadena de noticias estadounidense.

La ABC News, por último, indicó que la última reclusa en ser ejecutada en el país norteamericano fue Bonnie Heady, quien mató a Bobby Greenlease (hijo de un millonario comerciante de automóviles), en septiembre de 1953.