Hicks, en diálogo con la cadena CNN, dijo que no sabe cómo se contagiaron, pues antes del viaje estuvieron siempre cumpliendo la cuarentena y durante la excursión tomaron todas las medidas de distanciamiento social.

Byron, según su madre, despertó el sábado 27 de junio con problemas para respirar, por lo que llamó rápidamente a una ambulancia. Los paramédicos lo trasladaron a un hospital cercano, pero alrededor del mediodía falleció. “Perdí a mi bebé”, se lamentó Hicks en el mismo medio.

El martes siguiente a la muerte de Byron, Mychaela comenzó a sentirse mal y le pidió a su madre que la llevara a un centro médico. La joven le tuvo que insistir porque a Monete  no le gustan los hospitales. Por favor, solo sube el auto, vámonos”, le dijo Mychaela a su madre, agrega CNN.

El fallecimiento de su primogénita fue de un momento a otro: “Primero escuché que estaba bien y estable. Después dijeron que sus riñones empezaron a fallar. Su hígado también tuvo complicaciones y simplemente fue uno tras otro, uno tras otro”, dijo devastada Monete Hicks a CNN.

Lo único que puedo decir es que tomen este virus muy en serio, porque es real, está ahí afuera. No es una broma, no es un juego, no es algo que el gobierno inventó… Usen tapabocas, lávense las manos, mantengan la distancia y no salgan a menos de que sea realmente necesario”, finalizó Monete Hicks en esa cadena.