Al ser interrogada por la policía, la mujer aseguró que un desconocido entró a su casa, le disparó en el pecho a su hija —identificada como Destiny Oliver, de 5 años— y huyó en un vehículo negro, informó WVLT-TV.

Poco después, Robin les dijo a las autoridades que en realidad el agresor era Atoine Oliver, el papá de la pequeña: según su testimonio, el sujeto le disparó a la víctima después de una discusión con la mujer, y escapó en un carro blanco, indicó el canal estadounidense.

Luego de esa declaración, la madre volvió a cambiar su versión. De acuerdo con el mismo medio, ella les dijo a las autoridades que su hijo de 2 años le disparó a su hermanita al encontrar una pistola en el armario; la mujer manifestó que ella solo limpió el arma, reportó Knoxville News Sentinel.

El mismo periódico añadió que el novio de Robin también fue interrogado; él confesó que vio el ataque y que toda la responsabilidad recaía en la mujer.

Aunque el hecho se registró el 14 de septiembre de 2019, la malvada madre fue detenida el pasado miércoles; el juicio en su contra aún está pendiente, concluyó el medio.