De acuerdo con el Ministerio de Salud de Perú, que publicó una nota en la página web del gobierno, la pequeña, de la cual todavía no han decidido su nombre, nació sin ninguna complicación y bajo estrictas medidas de bioseguridad.

La madre, identificada como Ingrid, fue referida al Hospital de Ate desde el Hospital de Baja Complejidad de Vitarte con 41 semanas de gestación y su parto, que culminó lleno de felicidad a las 00:00 horas del Año Nuevo, fue atendido de emergencia por la médica ginecóloga Julia Loreto, detalla el ministerio.

La recién nacida llegó al mundo, sana y fuerte, pesando 4,152 kg y midiendo 50 centímetros, indicó la doctora Alexandra Solari, coordinadora del área de Ginecología y Obstetricia del hospital.

“A pesar de las adversidades que atravesamos debido a la COVID-19, este nacimiento simboliza el inicio de un nuevo año lleno de luz y esperanza, no solo para su familia, sino también para todos nosotros como personal de salud”, dijo Solari.

La doctora Shirley Monzón Villegas, directora general del Hospital Emergencia Ate, explicó que desde que comenzó la pandemia del coronavirus, el centro de salud ha atendido más de 700 partos de madres gestantes diagnosticadas con coronavirus, de las cuales más del 50 % han sido atendidas por cesárea y en su mayoría fueron asintomáticas.

“Nos sentimos contentos de cada logro porque para nosotros cada parto, atención o alta hospitalaria son el reflejo del gran trabajo que realiza el equipo multidisciplinario de la salud de este hospital. Este 2021, seguiremos trabajando y reforzando nuestros servicios para brindar una atención de calidad, reafirmando cada día nuestro compromiso con la salud de todos los peruanos”, expresó Monzón Villegas en la nota del Ministerio de Salud de Perú.

Ingrid, por último, agradeció a todo el personal médico que le ayudó a dar a luz a su tercer hijo y espera con ansias recuperarse por completo del virus para poder abrazar a la bebé y reunirse con sus otros seres queridos.

“Me siento bendecida y emocionada por la llegada de mi bebé; gracias a Dios y al personal de salud, todo salió muy bien”, comentó la madre, que se encuentra estable y se recupera del parto.