Yatziri, como es el nombre de la menor, falleció el pasado lunes 28 de diciembre luego de estar 4 meses en terapia intensiva tras ser hospitalizada por abuso sexual y violencia intrafamiliar, publicó en Twitter el Gobierno de Puebla.

“Lamentamos el sensible fallecimiento de Yatziri y refrendamos el compromiso de que los actos ocurridos con la menor no quedarán impunes”, escribió la administración del estado mexicano.

Yaz estaba internada desde el 20 de agosto en el Hospital General de Zona (HGZ) No. 20 ‘La Margarita’ de Puebla, recordó en Facebook el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Se realizaron todos los esfuerzos médicos y humanos para salvar su vida, desafortunadamente hoy perdió esta dura batalla”, indicó el IMSS y agregó que la niña recibió la mejor atención y que el personal sanitario que la atendió, creó un estrecho vínculo con ella.

De acuerdo con el diario Sin Embargo, Yaz fue hospitalizada por una hemorragia interna debido a una perforación en los intestinos. También tenía un pulmón dañado a causa de los golpes, huellas de quemaduras hechas con cigarrillo en las manos, brazos y el estómago, así como heridas en el rostro y la cabeza.

Los agresores de la menor fueron sus padres, identificados como Yaz, Rafael N. y Alejandra Viridiana N., quienes fueron capturados por la policía desde agosto pasado.

La madrastra también fue acusada de los terribles sucesos y fue encarcelada el 5 de octubre, mientras que un tío de Yaz, acusado del abuso sexual, está prófugo de la justicia, detalla el mismo medio.

“Mejor quiero morirme, ya no me curen. No quiero regresar con mis padres para que me sigan pegando”, dijo la pequeña en ese momento a los médicos y por estas declaraciones, recogidas por el rotativo mexicano, es que su caso le dio la vuelta al mundo.