Según el relato del diario El Milenio, las autoridades fueron alertadas del suceso por los vecinos de la zona, que escucharon desesperados gritos de la víctima, pero lastimosamente cuando llegaron ya había muerto, e incluso la brutal golpiza hizo que el cuerpo del bebé saliera expulsado de su vientre.

El asesino, de 25 años de edad, huyó a la casa de sus padres, a unas pocas calles de donde cometió el feminicidio, y les contó lo que había sucedido, pensando que lo iban a ayudar. Sin embargo, su propio papá lo entregó a la policía de Jalisco, explica el mismo medio.

El cuerpo de la joven, de 21 años, fue trasladado por personal al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses a sus instalaciones, junto al cadáver de la criatura.

En lo que va corrido del 2019, incluyendo diciembre de 2018, han ocurrido más de 200 feminicidios en México, dejando más de 4.000 niños y menores de edad en orfandad, finaliza Milenio.