Después de llamar a la comunidad internacional a que continúe respaldando el proceso de paz en Colombia, sostiene en un comunicado: “Estamos alarmados por la decisión de líderes de excombatientes de volver a empuñar las armas y por las declaraciones de respuesta de las autoridades colombianas sobre que serán perseguidos con la fuerza”.

Moscú subrayó que “en caso de que los acontecimientos se desarrollen de acuerdo a ese guion, nuevamente puede hacerse realidad la amenaza de la reanudación del conflicto armado en el país, con consecuencias impredecibles para la región latinoamericana”.

La institución dirigida por Serguéi Lavrov destacó el peligro que supone “jugar con la idea de resolver los problemas políticos recurriendo a ‘cualquier opción'”, y manifestó el convencimiento de que se deben dar pasos adicionales para “restablecer la confianza entre las partes y devolver la situación al cauce pacífico”.

Expresó su apoyo a la declaración conjunta de Cuba y Noruega, países garantes de las negociaciones entre la guerrilla de las Farc y el Gobierno de Colombia, que expresaron su “profunda preocupación” por el rearme de exjefes del grupo insurgente.

“Es fundamental evitar que se aticen las tensiones en relación a los países vecinos de Colombia”, añade el comunicado, en una alusión transparente a Venezuela, donde Rusia respalda el régimen de Maduro.

Finalmente, la cancillería indicó que Rusia, en su condición de miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, continuará respaldando el cumplimiento de los acuerdos políticos en Colombia de conformidad con las resoluciones del organismo mundial.