La curiosa situación ocurrió en el Palacio de Miraflores de Caracas, en donde decenas de personas acompañaron a Maduro en la celebración.

Sin embargo, en el momento en que se aproximó a su torta de cumpleaños se le vio luchar insistentemente para apagar las velitas pese a tener la cara cubierta.

Sopló y sopló, pero no lo logró. Pese a que una de sus asesoras pareció advertirle del por qué de su fracaso, el mandatario no se retiró la mascarilla. Luego intentó sofocar el fuego con los dedos, pero se quemó y desistió.

Este es el video por el que Maduro vuelve a ser centro de burlas en todo el mundo:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pulzo (@pulzo_col)