Nicolás Maduro hizo los señalamientos en las afueras del palacio de Miraflores, desde donde se dirigió a un grupo de sus seguidores: “Hemos descubierto nuevas fuentes de ataque desde Chile y desde Colombia… Han efectuado ataques cibernéticos apoyados por el gobierno de Estados Unidos para dañarle el sistema eléctrico al pueblo de Venezuela”.

El mandatario culpó a Estados Unidos de articular el pasado 7 de marzo un ataque remoto a la central hidroeléctrica de Guri, que aporta el 80 % de la energía al país.

Afirmó que investigaciones arrojaron la “introducción de virus en los sistemas eléctricos y computarizados de Venezuela, virus que apuntan a otras fuentes de ataque”.

“Han recurrido al terrorismo cibernético y electromagnético con las líneas de transmisión”, reiteró.

Con el país afectado por nuevos apagones, Maduro anunció el pasado 31 de marzo un racionamiento eléctrico durante 30 días que excluye a Caracas. Estados como el petrolero Zulia solo disponen de 4 a 6 horas de electricidad diarias.

“Estamos en una verdadera emergencia eléctrica, una verdadera emergencia nacional”, subrayó Maduro.