Según el relato del diario local El País, las detenciones ocurrieron este jueves, pero la curiosa historia comenzó hace unos meses, cuando la madre, de 52 años, y su hija, de 20, “supuestamente sufrieron una estafa por un monto de 60.000 euros” por parte del que era pareja de la señora.

La joven le contó lo sucedido a su novio, de 29 años, y este les dijo que era jefe de los servicios secretos de la policía de España y que pensaría un plan para recuperar su plata. La idea fue ubicar al primer estafador, asesinarlo y recuperar el dinero vendiendo los órganos, detalla ese rotativo.

Las mujeres y el novio de la joven firmaron un contrato bajo el título: “resolución en vista ordinaria” y establecía “con prioridad la búsqueda de [nombre el supuesto estafador]”. El documento, que fijaba un plazo de ejecución de 60 a 180 días, también especificaba que se le iban a “extraer 6 órganos” y que “en caso de la negativa del sujeto a donar sus órganos voluntariamente, se le obligará de las maneras establecidas en el código 341 del Reino de España”, explica El País.

“Para empezar a trabajar y poder localizar el objetivo, el falso espía pidió una especie de fianza de 7.000 euros. Era el dinero necesario para pagar a sus confidentes y localizar a los sicarios que ejecutaran la operación. Pero el tiempo pasaba sin que se cumpliera el objetivo del contrato (matar al primer estafador)”, publica el mismo medio.

Las mujeres se cansaron de esperar y decidieron ir a denunciar que el novio de la hija los había estafado, sin pensar que ellas también habían cometido un delito. Ambas fueron detenidas de inmediato y luego de una búsqueda, localizaron al sujeto, que también fue aprehendido, indica el periódico español.

La policía no descarta que el supuesto espía haya estafado a otras personas. Por ahora, los 3 fueron liberados con cargos y están a la espera de que un juez los cite para empezar el juicio, finaliza El País.