A las 9 de la noche del jueves, la mujer estacionó frente a una pizzería, donde trabaja su novio y padre de dos de los tres pequeños de 5 años, 1 año y 7 meses de edad, señala el portal Defense Maven, y como no se iba a demorar, dejó las llaves pegadas con el motor encendido.

Apenas el carro arrancó, el hombre de 25 años salió a correr detrás del vehículo, con la fortuna de que había un semáforo como a una cuadra, a donde el angustiado padre y su novia llegaron antes de que el hombre les secustrara a los pequeños, informa el New York Daily News.

El ladrón no tuvo más opción que detenerse y, cuando lo hizo, la pareja de padres lo sacó a empellones del vehículo y el padre lo comenzó a golpear con patadas y puños.

Luego se unieron otros hombres que pasaban por allí y siguieron golpeando al ratero y secuestrador, hasta que este quedó inconsciente.

El hombre de mediana edad fue llevado a un hospital pero murió por causa de las contusiones de la paliza que recibió de los ciudadanos, que le causaron un trauma craneoencefálico.

La pareja de novios fue detenida por la policía y se inició una investigación, en la que los padres de los pequeños están cooperando con la justicia.