Salcedo, que manejaba una Jeep negra, no logró retomar el rumbo de la carretera y cayó al Winnebago, en Charles City, publica la cadena CNN.

Entre su desespero mientras el carro se hundía lentamente, empezó a buscar su celular, pero no lo encontraba. Por ello atinó a gritar: “Siri, llama al 911”, lo que a la postre le salvó la vida, porque el asistente personal de iPhone envió un mensaje de emergencia a los bomberos con la ubicación del joven, detalla el medio estadounidense.

“No sabía a dónde iba y luego no sabía qué hacer. Solo pensaba: ‘Creo que voy a morir’”, dijo Salcedo a la misma cadena.

Cuando los bomberos llegaron, la corriente del río había bloqueado la puerta del conductor, por lo que Gael tenía que salir de la camioneta para que pudiera ser rescatado por los oficiales, explica CNN.

“Mis manos estaban heladas. Ya no podía sentir mis piernas, así que estaba luchando mucho y el agua (la corriente) era tan fuerte. Seguí tropezando, hice que el bombero me ayudara a levantarme muchas veces y usé todas mis fuerzas para salir del agua”, añadió a ese medio.

El joven estadounidense fue metido de inmediato a una ambulancia que esperaba y posteriormente internado en un centro médico cercano, pero afortunadamente fue dado de alta horas más tarde, finaliza CNN.