La adolescente no se alejó de las vía férrea a pesar de que el conductor del tren tocó la bocina. Un joven que acompañaba a Karina en ese momento alcanzó a salir de ahí, informó Daily Mail citando medios locales.

“No tengas miedo de nada en la vida”, le dijo la joven a su compañero (al parecer, un pariente), poco antes de que el tren la atropellara y ella muriera “cortada en pedazos” en la ciudad de Orsk, indicó el diario británico.

Según Denis Khnykin, inspector de la policía de transporte citado por el medio, últimamente niños y adolescentes ignoran las señales de advertencia que hay en la vía del tren, por lo que hizo un llamado a los padres para que estén más pendientes de sus hijos.

El oficial añadió que “en los últimos meses”, dos menores de 14 años sufrieron descargas eléctricas luego de traspasar la vía ferroviaria. Daily Mail señaló que estos casos ocurrieron en hechos separados.