En medio de una reunión precedida por Donald Trump en la Casa Blanca (Washington, EE. UU.), Netanyahu firmó los acuerdos bilaterales con los ministros de Relaciones Exteriores de Emiratos Árabes Unidos y Baréin, Abdalá bin Zayed al Nahyan y Abdel Latif al Zayani, respectivamente.

Luego de la ceremonia, el presidente estadounidense señaló en rueda de prensa que estos convenios entre estos tres países asiáticos marcan “un nuevo amanecer para todo el Oriente Medio”.

“Tras décadas de divisiones y conflictos, somos testigos del amanecer de un nuevo Medio Oriente”, manifestó el mandatario. Por su parte, Netanyahu calificó los acuerdos como un “hito histórico” y afirmó que podrían acabar “de una vez por todas” con el “conflicto árabe-israelí”.

En Tel Aviv, la emblemática fachada de su Consistorio (consejo directivo en algunas comunidades religiosas protestantes o judías) se iluminó con la palabra “paz” en hebreo, árabe e inglés. A su vez, en las icónicas murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén se proyectaron las banderas de Emiratos Árabes y Baréin junto a las de Israel y Estados Unidos.

“Juntos podemos llevar al Oriente Medio por un nuevo camino de esperanza, paz, tolerancia y cooperación. Ojalá muchos países árabes y musulmanes sigan este ejemplo”, manifestó Reuvén Rivlin, presidente israelí.

Dos cohetes, por otro lado, fueron lanzados este martes por la noche desde la franja de Gaza hacía Israel. Los disparos de estos proyectiles coincidieron con la firma en Washington de los acuerdos de normalización de las relaciones entre ese país y Emiratos Árabes Unidos y Baréin.