Según una fuente conocedora de la investigación, el semisumergible, de unos 20 metros de eslora, venía de Sudamérica, aunque no precisó el país y por este suceso fueron capturadas 2 personas.

“No es la primera vez” que se ve algo así en Europa, “pero no se ve todos los días tampoco”, indicó la fuente.

La región es desde hace décadas un punto de entrada habitual de cocaína en España, desde donde se distribuye a otros países de Europa.

“Es muy probable que contenga unos 3.000 kilos [de cocaína], pero es una estimación”, indicó a AFP otra fuente cercana a la investigación.

Mientras tanto, la policía, la Guardia Civil y las aduanas españolas seguían investigando el caso este lunes.

Este modus operandi es más frecuente en el continente americano, donde los cárteles colombianos emplean submarinos más o menos sofisticados para llevar la droga en México, y de allí introducirla en Estados Unidos.

En septiembre, un submarino casero con más de 5 toneladas a bordo fue interceptado por la guardia costera de Estados Unidos en el océano Pacífico, con la ayuda de la Armada colombiana.