Los hombres, nacidos en Baltimore (ciudad de mayoría afroestadounidense), fueron exonerados el lunes del asesinato de Dewitt Duckett, un estudiante de 14 años que murió a tiros en 1983, informó AFP.

Duckett recibió un disparo en el cuello y, en seguida, le robaron su chaqueta de la Universidad de Georgetown. Fue el primer tiroteo fatal de un estudiante en una escuela pública de Baltimore y eso llamó la atención de la prensa de entonces.

“Estos tres hombres fueron condenados, cuando eran muchachos, por la acción irregular de la policía y la fiscalía”, dijo la fiscal del estado de Baltimore, Marilyn Mosby, después de que los tres fueran formalmente exonerados por un juez del tribunal de circuito de la ciudad y liberados de la prisión.

“Lo que el estado, mi oficina, les hizo está mal”, dijo Mosby. “Se merecen mucho más que una disculpa. Les debemos una compensación real, y planeo luchar por ello”, destacó.

En un comunicado, la oficina del fiscal del estado detalló que los efectivos policiales “señalaron a los tres hombres, todos adolescentes negros de 16 años, utilizando el direccionamiento y la coerción de otros testigos adolescentes para presentar su caso”.

Los testigos inicialmente dijeron que una persona cometió el crimen pero luego identificaron a los tres como los atacantes bajo presión de la policía, según un comunicado de la oficina.

Después del crimen se vio a Chestnut con una chaqueta de Georgetown, pero su madre exhibió un recibo de la chaqueta de la universidad que se hizo popular por su equipo de baloncesto, aunque fue desestimado por los investigadores.