La fiscalía argentina tomó como una derrota la condena de Eyheramonho, de 78 años de edad, pues por la duración de los abusos sexuales habían solicitado a la justicia 28 años de cárcel, publica el diario Clarín.

Quien desencadenó la ola de denuncias contra el empresario argentino fue una de sus nietas y víctimas, Macarena Eyheramonho. La joven, ahora de 24 años, contó hace 2 años el infierno y la pesadilla que la hizo vivir su abuelo.

Macarena relató al mismo medio que decidió viajar la ciudad de Santa Rosa, donde vivía su abuelo, luego de que se enteró que una prima de ella, de 14 años, narró en una clase de educación sexual los abusos que había sufrido por parte del sujeto.

Entre su papá, su mamá, sus tíos y su abuela enfrentaron al agresor. “Esa reunión fue fuerte”, dijo Macarena al rotativo argentino y agregó: 

“Él (su ‘abuelo’) estaba muy relajado, como muy ’pancho por su casa’. Estaba muy tranquilo… Mi padre fue una especie de mediador, a pesar de que subió la voz, estaba enojado y en algún momento gritó”, explicó la joven sobre la reunión que duró más de dos horas.

La larga lista de delitos por los que se condenó a Eyheramonho son: “abuso sexual simple ーpor ser las víctimas menor de 13 añosー, doblemente agravado por resultar un grave daño en la salud mental de las víctimas y por el vínculo de parentesco (ascendiente), como delito continuado y abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización, agravado por el vínculo de parentesco (ascendiente), como delito continuado”, detalla Clarín.

A 3 de las 4 nietas, Elbio Hugo Eyheramonho les hizo tocamientos sexuales cuando tenían entre 6 y 12 años, mientras a la cuarta la abusó cuando tenía entre 3 o 4 hasta los 7 años. El hombre, en todos los casos, se aprovechaba de la confianza de sus hijos y cuando lo dejaban solo con las pequeñas, las abusaba.

Sobre la reunión donde el agresor se mostró tranquilo, hubo una frase que terminó de sacar de quicio a todos los familiares: En un momento él ( su abuelo) dijo que a los niños había que iniciarlos sexualmente. Yo exploté. Me puse como loca. En realidad, todos. Para mí era bastante crudo lo que decía”, finalizó Macarena su relato a Clarín.