Aunque presentaba varios síntomas de la enfermedad respiratoria, el hombre de 40 años no quiso realizar la respectiva cuarentena y provocó un contagio masivo en España debido a que continuó con su vida normal, sin tomar las medidas preventivas.

“Llegó al trabajo con una fiebre de 40 grados. Según sus compañeros, tosía fuertemente por todo el lugar, bajándose la mascarilla y al tiempo que decía: ‘los voy a contagiar a todos el coronavirus‘”, afirmó la Policía de Manacor (Mallorca).

El cuerpo de seguridad, igualmente, señaló que el sujeto se realizó una prueba PCR para detectar el coronavirus. Sin embargo, no esperó el resultado y al día siguiente regresó a la oficina y también asistió a un gimnasio local.

En el trabajo, tanto el gerente como el jefe de personal, le insistieron que se fuera a casa porque podría estar infectando a otros empleados, pero los ignoró y, durante su jornada laboral, el hombre circuló por todo el lugar.

El hombre, que no ha sido identificado por el momento, logró contagiar a cerca de 22 personas, 8 de ellas de forma directa y 14 de forma indirecta, entre ellas tres bebés de un año, agregó la policía.

Por este hecho se procedió a la detención del trabajador como presunto autor de un delito de lesiones, y fue puesto a disposición de la autoridad Judicial. El cuerpo de seguridad precisó que ninguna de los infectados requirió tratamiento hospitalario.