Mark, hermano de Gregg, aseguró a WOOD-TV que, él estaba “perfectamente sano”, pero, de un momento a otro, tuvo una convulsión y falleció “en cuestión de 9 días”, en Míchigan, EE. UU.

Poco después de la muerte de Gregg, los médicos descubrieron que él tenía EEE, una enfermedad que este año ya “ha matado a un total de 3 personas en el suroeste de Míchigan”, indicó el medio medio.

De acuerdo con National Geographic, el virus de la EEE es mortal e incurable, aun así, “sus síntomas pueden tratarse con éxito si se detectan antes de que se propaguen al cerebro”.

Esa organización agregó que las personas enfermas de EEE pueden presentar “cefalea frontal intensa acompañada de postración, malestar general, debilidad, escalofrío, dolores óseos, mialgias (dolor muscular) y artralgias (dolor en las arterias), náuseas, vómito, anorexia y diarrea“.

El doctor Joneigh Khaldun, director médico del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Míchigan”, indicó a Fox News que ese estado de EE. UU. “está experimentando su peor brote de EEE en más de una década”.

Ante esto, las autoridades recomiendan usar repelentes y “deshacerse del agua estancada” en recipientes cercanos a las casas, entre otras medidas, concluyó National Geographic.